Noticias

Un River sin ideas cayó ante Vélez en Liniers

River cayó en Liniers contra el equipo de Gareca por 2 a 0. En el conjunto de Almeyda se fue expulsado Ramiro Funes Mori. Nuevamente sufrió de carencia de ideas y fútbol ante un equipo que en el golpe por golpe, lo liquidó por nock out. 

En el primer tiempo, si bien el trámite fue parejo, Vélez manejó bien y mejor la pelota. A la hora de la lucha, ganó casi siempre las divididas y por momentos Cirigliano se vio desbordado. Además, sin contar con situaciones de gol clara, se aproximó con un poco más de peligro al arco de Barovero, que sacó una pelota del ángulo apenas comenzó el partido.

Por el lado de River, la idea de recuperar y abrir rápido la cancha con Mora por derecha y Funes Mori por izquierda tropezó una y otra vez con una firme defensa velezana. Abecasis no anduvo fino ni en la marca ni en su fuerte, que es la proyección, mientras que Ramiro Funes Mori, con más espacios, chocó contra sus propias limitaciones a la hora de atacar.

Promediando el primer tiempo Vélez abrió el marcador con un gol de Lucas Pratto que puso justicia en el marcador. El “Fortín” era superior y se acomodó a lo que más le gusta: cederle la pelota al rival, presionarlo y salir rápido de contra. River buscó más que nada por arriba, tratando de divisar la cabeza de un Trezeguet, siempre bien controlado por Tobio y Domínguez.

En el segundo tiempo, ingresó Affranchino por Abecasis, de flojo partido. Almeyda armó así una línea de tres en el fondo, entendiendo que el problema estaba en el medio, muy liviano por parte de River. Fue el mejor momento del “Millonario”, parecía que tenía a Vélez contra las cuerdas, pero fue un espejismo. Ramiro Funes Mori se fue expulsado por otra tontera de esas que vienen cometiendo fecha tras  fecha los jugadores de River, y Vélez liquidó el pleito con una contra en los pies de Iván Bella.

Más allá de los ingresos del “Keko” Villalba y Pezzella, poco cambió en el funcionamiento del equipo, que se vio superado por un Vélez ordenado, inteligente, que golpeó en los momentos justos y supo leer las debilidades que tiene este equipo de Almeyda.

River perdió no sólo tres puntos. Los cambios de timón permanentes, la irregularidad de muchos jugadores y la apuesta por un esquema que se nota a la legua que todavía no está aceitado socavaron contra la tranquilidad de un plantel que tendrá una semana difícil.

El “Millonario” no encuentra el rumbo ni la confianza necesaria para empezar a sumar de a tres, y a esta altura, la nave parece difícil de enderezar…

Dejá tu comentario