El Club La Tribuna Noticias

El sueño de una bandera hecho realidad

Cerca de 120.000 hinchas millonarios coparon las calles de Buenos Aires y desplegaron la Bandera Más Larga del Mundo, que ingresó al Record Guiness. El Monumental explotó de gente y la gente de River  virtualmente llenó dos estadios, ya que más de 50.000 personas quedaron afuera. Una fiesta histórica, inolvidable, única, como sólo los riverplatenses pueden organizar.

Los pronósticos  más optimistas no esperaban algo así. Desde los organizadores se hablaba de 20.000 personas, desde el Club los dirigentes sugerían habilitar solamente las tribunas Centenario y Belgrano, y desde la Policía Federal se preveía que con un puñado de oficiales alcanzaba y sobraba para cubrir un operativo de seguridad sin mayores sobresaltos.

Pero el hincha de River respondió con una multitud histórica e irrepetible. Alrededor de las 13.30, cuando la bandera se desplegó y comenzó su marcha lenta por Figueroa Alcorta rumbo al Monumental, las cifras superaban las 50.000 personas. Y la llegada de los hinchas era incesante. Todo por amor a River, a los colores, a una bandera que se hizo gigante como el corazón de toda esa gente, reunida simplemente para celebrar el Día Internacional del Hincha, diez días después de la fecha estipulada, por cuestiones organizativas.

La marea blanca y roja se extendió por más de cinco horas. Los últimos metros de tela ingresaron al Monumental cerca de las 18.30 hs., y más de 50.000 hinchas de River no saben ni cómo terminó el partido que enfrentó a la Reserva con un combinado del Sub-20 campeón de la Copa Libertadores. A esa altura, todo esto era anecdótico.  Porque el verdadero protagonista fue el simpatizante millonario, que copó las calles de la ciudad, que copó las tribunas, y que hubiese llenado en simultáneo dos estadios si querían y podían.

A pesar de las trabas impuestas desde el propio Club, con dirigentes que volvieron a subestimar la capacidad de acción y organización de mucha gente que trabajó a destajo para que toda esta movida saliera de la mejor manera, los resultados hablan por sí solos. No son resultados deportivos, claro está. Son respuestas que dicen mucho. El hincha, cuando se siente valorado y respetado, es incondicional,  responde y está siempre.

La fiesta, una vez más, fue del hincha de River. ¿A algún trasnochado le queda alguna duda?

Dejá tu comentario