Noticias

Campo minado

El campo de juego del Monumental, como era de esperar, lució castigado luego del recital de Lady Gaga. ¿Es mucho pedir que el estadio se alquile para los recitales solamente en los fines de semana que River no juegue de local?

No es excusa. River juega muy mal, en Nuñez, en Vélez o donde sea. Pero el estado del campo de juego ayer fue lamentable. Sobre todo en el área que da a la tribuna Centenario, justo donde terminó atacando en el segundo tiempo. Es que el recital de Lady Gaga, que demandó un trabajo descomunal para desarmar su monstruosa escenografía, dejó su marca en el césped, que lució muy dañado.

No es la primera vez ni la última. Desde la gestión anterior y la actual, el mensaje que baja es muy claro: importa más el dinero que la faceta deportiva. Y termina costando muy caro, porque River finalizó regalando su localía en varias oportunidades. Ayer, más allá del rendimiento colectivo del equipo, varios jugadores evidenciaron su molestia cuando tenían que hacer un esfuerzo extra a la hora de dominar la pelota.

Es cierto que River no maneja la agenda de los productores ni de los artistas nacionales e internacionales, que son siempre bienvenidos a brindar su show en el estadio más importante de la Argentina. Pero los dirigentes millonarios, aquellos que tienen que tomar decisiones por el bien del Club y priorizar lo deportivo, ¿no pueden adoptar como política que solamente se alquile el Monumental cuando el Millonario juega de visitante? ¿O acaso el fútbol dejó de ser prioridad para quienes conducen la institución?

Dejá tu comentario