Noticias

¿Cómo juegan los equipos de Ramón?

Por Sergio Bogochwal

ramao

En su difícil tarea de recuperar la esencia futbolística de este River descorazonado, el Pelado prometió volver a jugar con enganche y plantar un equipo agresivo. La Máquina hace un repaso por los equipos que dirigió Ramón, para buscar un indicio sobre cómo jugará el nuevo River.

El enganche siempre fue una fija en el once ideal del segundo riojano más famoso. Ya sea con Ortega, Gallardo y Aimar en River, con Romagnoli y la Gata Fernández en San Lorenzo o con el pibe Martín Benítez, Patito Rodríguez y Defederico en Independiente. Por lo tanto, se buscará un dueño para la 10 en el receso y, después de un largo tiempo sin enganche, el 9 que vista la banda roja tendrá un asistidor.

Durante su primera etapa en River, Ramón apeló al 4-3-1-2. Empezó con el 11 ideal de: Burgos; Hernán Díaz, Celso Ayala, Rivarola, Altamirano/Sorín; Monserrat, Almeyda, Cedrés/Berti; Ortega/Gallardo; Francescoli y Crespo. Terminó en el ’99, jugando con Bonano; Lombardi, Trotta, Yepes, Sorín/Placente; Escudero, Astrada, Gancedo; Aimar; Saviola y Angel.

Como puede observarse, fue una constante la presencia de laterales con proyección, volantes de ida y vuelta y un 9 definido y un delantero que se mueve por todo el frente de ataque. Asimismo, en el aspecto defensivo, el equipo se apoyaba en un cinco “laburador”, de mucho quite. Además, los volantes externos jugaban un papel preponderante en el aspecto defensivo, puesto que cumplían el rol de hacer toda la banda, pero siempre privilegiando el arco de enfrente.

En su segunda etapa en River, Ramón empezó a usar el 3-4-1-2 como esquema táctico predilecto. Garcé, Celso Ayala y Yepes custodiaban el fondo, Coudet y Zapata se movían abiertos en el mediocampo y el tándem Ledesma-Cambiasso hacía de doble cinco. Un cinco de quite –el Lobo- y uno que limpiaba el juego e iniciaba el ataque –el Cuchu-. D’Alessandro era el conductor y Cardetti la referencia en el área, mientras que Ortega se había convertido en el mediapunta que merodeaba el arco contrario.

En San Lorenzo eligió el mismo sistema táctico, que lo llevó a ganar el Clausura 2007. Bottinelli integraba la zaga central y Ledesma era unos de los número 5. Tras su frustrado paso por el América de México, retornó al club del Bajo Flores, donde repitió el esquema pero no obtuvo los resultados deseados. Más adelante llegó su paso por Independiente, donde alternó entre el 3-4-1-2 y el 4-3-1-2, pero se fue tras una magra campaña.

Si bien sus últimas experiencias no fueron del todo exitosas, Ramón buscará sumar una nueva página de gloria a su exitosa carrera con la vuelta al club de sus amores. Pese a que River no cuenta con un lateral izquierdo de nivel –Arano es resistido y Martínez recién está haciendo sus primeras armas-, Ramón, según señaló en la conferencia de prensa de asunción, priorizó la llegada de un central. “Eso es lo único que quiero de mitad de cancha para atrás”, añadió.

Por ello, todo parece indicar que utilizará el esquema de juego que pasó a ser su favorito, el 3-4-1-2, ya que en su arribo pidió a Demichelis y elogió a Bottinelli y a Ramiro Funes Mori -¿será esa la zaga central?-.

Además, pidió un volante por izquierda –Ricky Álvarez es el sueño, a él se refirió cuando dijo que estaba tentando a un jugador que no ha jugado nunca en River- y un enganche –aquí, D’Alessandro, Aimar y Montenegro, en ese orden, son las prioridades-.

Entonces, ¿cuál es el once ideal con el que sueña Ramón? Barovero; Demichelis, Botinelli, Ramiro Funes Mori; Sánchez, Cirigliano, Ponzio, Ricky Álvarez; D’Alessandro; Mora y Trezeguet.

Dejá tu comentario