Noticias

Amadeo Carrizo: “Voy muy poco al Club porque los dirigentes me alejaron”

Amadeo

(Incluye audio) En el programa #28 de LA MÁQUINA dialogamos en exclusiva con Amadeo Carrizo, el arquero más grande que dio la historia del fútbol argentino. Recordó muchísimas anécdotas, su llegada a River y las glorias que pasaron por la institución. Además, revivió el homenaje que se le brindó hace unos días en el Congreso y señaló que la dirigencia de River lo alejó del Club de sus amores.

“Tarzán” Carrizo es sinónimo de arquero. Para los entendidos en la materia, es “el inventor del arco“, ya que desde su revolucionaria forma de atajar, patentó un estilo que imitarían millones con el devenir de las décadas.

Por toda esa grandeza y en forma de gratitud, hace unos días recibió de parte del Senado de la Nación un merecido reconocimiento, que el ex arquero millonario lo vivió de manera muy especial: “Fue un momento de suma felicidad, no solamente para mi, sino también para esas grandes figuras que estuvieron ahí… Francescoli, el ‘Beto’ Alonso, ‘Orteguita’, el ‘Pinino’ Más, que fuimos los homenajeados”, señala Carrizo, y agradece: “Es muy grato siempre recibir un homenaje porque lo recuerdan. Es lindo después de muchos años que uno deja el fútbol, que los periodistas, que los hinchas lo recuerden”.

Además del Diploma de Honor, integrantes del Frente Ángel Labruna se hicieron presentes en el recinto para obsequiarle un retazo de “La Bandera Más Larga del Mundo”, un homenaje a quien defendiera durante más de dos décadas el arco más grande del mundo. En ese sentido, el gran Amadeo recordó aquél 8 de octubre como un día inolvidable:  “Fue emocionante porque era una multitud hermosa que la levantaba por el aire”. Y de inmediato, sacó a relucir el orgullo familiar: “Mi nieto, que es muy fanático, se agarró casi de la cola de La Bandera Más Larga del Mundo”,  señaló Carrizó, quien además agregó: “Como ésta no hay y creo que no va a haber”, en referencia al tamaño y la forma en que se recolectaron casi 8 kilómetros de tela.

A la hora de repasar su historia por el conjunto millonario, recordó cuando quedó seleccionado como jugador de la institución: “A mi me probó el Señor Carlos Peuccelle, que había sido un gran jugador de River”.  Inmediatamente, sus recuerdos lo llevan a vanagloriar al que considera el mejor dirigente de la historia: “Presidentes como Liberti no van a haber nunca. Porque fue un hombre que entendía mucho de todo, y tenía visión para los negocios y para hacerle bien a River. Murió pobre. Le hicieron una colecta para hacerle el velorio. Igual que ahora”, ironizó “Tarzán”. 

Cuando Amadeo se detiene a repasar la riquísima carrera profesional que tuvo, es interminable la lista de equipos y jugadores que salen de memoria: “Tuve el honor de jugar 23 años en Primera. Jugué con La Máquina, después con Vernazza, Prado,  Walter Gómez, Sívori, Di Stefano, grandes figuras de River”, apunta Carrizo, que comenzó a estar en boca de todos cuando ya atajaba en Tercera:  “En esa época llegar a Tercera Especial era importante para uno porque ya en el segundo tiempo el estadio estaba lleno porque venían a ver la Primera. Y venía mucha gente a ver esa Tercera que teníamos nosotros, que jugaba Curti, Di Stéfano, Pipo Rossi y yo en el arco. Salimos campeones en el ’44 y nos llevaron como premio a Mar del Plata”. 

Viajando en el tiempo hacia la actualidad, el arquero más grande de la historia destacó que le gustan los arqueros que tiene River y que no comprendió la salida del “Indio” Vega: “Los dos arqueros están bien. Vega tendría que haberse quedado, esperar el momento, la oportunidad. El técnico debe tolerar algunas fallas. Fue un poco violenta la exclusión del equipo”. Si bien remarcó que “Barovero está tranquilo, es un tipo sereno, que lo está haciendo bien”, insistió con la rápida exclusión del ex guardametas de Nueva Chicago: “Merecía seguir dándole oportunidades porque no era ningún fracaso, respondió siempre”.

Por último, remarcó que ya no sigue tan de cerca el accionar de los arqueros de inferiores porque la dirigencia lo alejó del Club de sus amores. “Yo no veo casi nada. Uno va muy poco al Club porque desgraciadamente los directivos alejan muchas veces al jugador, eso lo comprobé con otros grandes jugadores que pasaron”, sostuvo Amadeo, que además agregó: “Muy conforme yo no estoy. Yo quiero a mi club y quiero verlo siempre en lo más alto. Pero cuando aparecen los directivos como los de la actualidad y los anteriores,  rigen los destinos del Club y son dueños plenos de hacer y deshacer. El directivo se olvida de la historia, de lo que hizo el jugador durante tantos años, que fue idolatrado como he sido yo por esa hinchada fabulosa que siempre me quiere”, concluyó el gran Amadeo, que por su grandeza merece otro trato, como tantos ídolos de la historia millonaria.

Escuchá el audio con la nota completa en el siguiente enlace:

Dejá tu comentario