Efemérides

A 26 años de la conquista de la Copa Intercontinental 1986

alzamendiEl 14 de diciembre de 1986, hace exactamente 26 años, River Plate conquistaba por única vez en su historia la Copa Inercontinental en Japón, luego de derrotar al Steaua de Bucarest por 1 a 0 con el recordado tanto de Antonio Alzamendi.

Fue la frutilla del postre de un año glorioso para la historia millonaria. Luego de un celebradísimo campeonato 1985/1985, con vuelta olímpica en la Bombonera incluída y gol con la pelota naranja, llegó la primera Copa Libertadores de América de la historia. Otro momento de gloria para agigantar aun más la grandeza de River.

Pero faltaba el último gran desafío. El máximo. Aquél aguerrido y contundente equipo del ‘Bambino’ estaba ante la posibilidad histórica de llevar a River a la cima del mundo. El rival a vencer era el  Steaua de Bucarest, el mismo equipo rumano que meses atrás había derrotado en la Liga de Campeones de Europa al Barcelona en el Camp Nou.

Tal como se imaginó en la previa, el encuentro fue muy parejo, friccionado, trabado en la mitad de la cancha y con pocas situaciones. “Los rumanos tenían un defecto”, señaló el ‘Bambino’ Veira en nuestro programa a la hora de recordar aquella gloriosa jornada: “cada vez que había una pelota parada, le daban la espalda a la jugada” . En ese pequeño detalle, que Héctor Rodolfo Veira remarcó en la charla previa, River encontró una de las pocas posibilidades que tuvo y marcó la diferencia gracias a una avivada del “Beto” Alonso que terminó con la cabeza de Antonio Alzamendi acariciando la pelota hacia la red.

El grito de gol y el abrazo final quedaron inmortalizados en las retinas de todos los que vivieron aquella inolvidable final.
River era CAMPEÓN DEL MUNDO y tocaba el cielo con las manos. Fue el cierre ideal para una campaña brillante. Fue también la despedida merecida para un ídolo como el “Beto” Alonso del fútbol profesional. Fue,en definitiva, el broche de oro para un plantel que quedó en la historia del fútbol argentino y que puso a River Plate en el lugar que debía estar.

Dejá tu comentario