Noticias

Comenzó la novela brasileña

Dale si, Dale no-La novela del verano comenzó de la mano de Andres D’Alessandro, que llegó a Buenos Aires para disfrutar de sus vacaciones. Mientras tanto, los dirigentes de River comenzaron a moverse. Algunos ya dan por caída una negociación que ni siquiera empezó. Otros son más optimistas. Pero todos coinciden que si el millonario no vende jugadores, el sueño de repatriar al “Cabezón” será imposible de concretar.

Es el sueño de todos. De los hinchas y de Ramón, especialmente. Daniel Passarella le prometió al entrenador que harán un esfuerzo grande y en estas horas Diego Turnes rubricará un encuentro con el ex enganche millonario. Es toda una noticia, teniendo en cuenta que el “Cabezón” siempre desestimó que los directivos de River le hayan ofrecido de manera oficial negociar su regreso a la institución de Nuñez.

Que Andrés D’Alessandro vuelva a lucir la banda roja en su pecho depende de tres variables: que River consiga dinero fresco (posibilidad abierta con las ofertas que hay por Funes Mori, Cirigliano y Sánchez); que el “Cabezón” esté convencido de regresar sí o sí a la Argentina y presionar desde su lugar; y que el Inter de Porto Alegre afloje en sus pretensiones y decida desprenderse de su capitán, según Dunga, el flamante entrenador.

De todas estas posibilidades, la más difícil de destrabar es la última: el conjunto brasileño no quiere vender a D’ Alessandro, su técnico armará el equipo alrededor de Andrés y será difícil sentarse a negociar desde ese lugar. Desde River, muchos dirigentes consideran que no vale la pena perder el tiempo en una negociación que escapa a las posibilidades del club, porque la voluntad del Inter es retenerlo a cualquier precio. En ese sentido, hoy Daniel Mancusi señaló sin pelos en la lengua: “River no tiene plata para traer a D’Alessandro”. 

Sin embargo, Diego Turnes se reunirá con el “Cabezón” para conocer en detalle las pretensiones del jugador. Por un lado, porque Passarella no quiere generar el primer tironeo con Ramón. La idea es seducirlo para que regrese al Club con un contrato oneroso y a largo plazo. “Queremos que Andrés se retire con la camiseta de River”, deslizó hace unas horas el Vicepresidente de turno. La estrategia es convencerlo para que regrese a Porto Alegre con la decisión de volver al Millonario, y desde la presión que pueda ejercer el jugador, recién ahí sentarse a hablar con sus pares de Brasil y bajar así un poco los números.

Seguramente será la novela del verano. Al menos, la primera en este austero libre de pases. Y con la esperanza de un final feliz, claro está.

 

Dejá tu comentario