Noticias

Empate con sabor a muy poco

vs quilmes
River dejó pasar otra chance en el Monumental (Foto: Télam)

Cuando parecía que River se llevaba los tres puntos gracias a un frentazo de Álvarez Balanta, apareció Cauteruccio sobre el final y “aguó” la fiesta del hincha millonario, que ya estaba pensando en el superclásico.

Después del primer tiempo contra Estudiantes, fue quizá el mejor partido de River en el Monumental. Ante un rival sólido y muy cerrado, los dirigidos por Ramón tenían controlado un partido que se escapó sobre el final, a falta de dos minutos. ¡Ay!

En la primera etapa, el conjunto millonario monopolizó la pelota y tuvo las situaciones más claras de gol. La más concreta fue un cabezazo de Gabriel Mercado que se estrelló en el travesaño. También Lanzini tuvo una de cabeza. Aunque Elizari pudo abrir el marcador para la visita luego de una gran maniobra individual que tapó Marcelo Barovero de manera espectacular.

En el complemento, River encontró a los 8 minutos un gol de pelota parada, a través de un frentazo de Álvarez Balanta que le rompió el arco a Trípodi. Era merecido por lo hecho en el primer tiempo, sobre todo en los primeros 25 minutos. Era justo porque fue el conjunto local el que tuvo la iniciativa para ganarlo.

Con el resultado a su favor, los dirigidos por el “Pelado” encontraron más espacios y varias posibilidades de aumentar en alguna contra. Pero los de arriba están peleados con el gol, y los que no se hacen en un arco…

El reloj marcaba 43 minutos cuando Cauteruccio recibió sólo en el punto penal ante la pasividad defensiva de River para sellar el empate y amargar la fiesta millonaria, que deliraba con el triunfo y pensaba en el archi rival.

Rogelio Funes Mori pudo cambiar la historia en tiempo de descuento con el arco libre. Pero la suerte estaba echada y el partido murió en empate. Una igualdad que, por la manera que se dio el trámite del partido y los demás resultados, tiene sabor a muy poco.

Dejá tu comentario