Noticias

Despedida triunfal

Leonel Vangioni abrió el marcador en el Monumental (Foto: Télam)
Leonel Vangioni abrió el marcador en el Monumental (Foto: Télam)

En el Monumental y en un partido clave para definir el descenso, River Plate derrotó a San Martín 3 a 1 y condenó al conjunto sanjuanino a la B Nacional. El partido finalizó en un escándalo por una “canchereada” de Juan Manuel Iturbe.

River debía reivindicar su imagen y despedirse de su gente con un triunfo, y lo hizo. Sin jugar bien. Por momentos, superado por la visita, que estaba más obligado a ganar que el Millonario. Pero el equipo de Ramón fue eficaz como pocas veces en este torneo y se llevó tres puntos para esbozar una sonrisa y terminar el semestre de la mejor manera.

En la primera etapa, River encontró la llave del partido rápidamente. A los 12 minutos, un centro pasado del “Chino” Luna cayó en los pies solitarios de Leonel Vangioni, que aprovechó un yerro defensivo para abrir el marcador y poner al Millonario en ventaja.

Diez minutos más tarde, Carlos Sánchez -en off side- aprovechó el cabezazo defectuoso de Maidana luego de un tiro de esquina y definió casi en el área chica para batir a la defensa sanjuanina. Era la segunda situación clara que tenía River. 100% de efectividad para un equipo que durante gran parte del certamen adolesció de eficacia.

La visita había manejado más y mejor el balón, pero con poca claridad en los últimos metros. Sin embargo, sobre el final del primer tiempo llegó el descuento en los pies de Caprari, que ponía un poco suspenso y justicia en el marcador por el buen desempeño del equipo de Forestello.

En el complemento, el conjunto sanjuanino generó un sinfín de situaciones de gol muy claras ante un River un tanto adormecido, sobre todo en la última línea. San Martín estaba obligado a buscar el empate, mientras que el equipo millonario apostaba casi exclusivamente al contragolpe. Con el ingreso de Juan Manuel Iturbe, los dirigidos por Ramón ganaron en vértigo y explosión en cada contra.

A los 43 minutos,  los sueños de la visita de permanecer en Primera se esfumaron ante la exquisita definición del delantero del Porto, que definió por encima del arquero. Todo lo bueno que hizo Iturbe se esfumó en cuestión de segundos, porque “canchereó” sobre la línea del córner y todo el equipo sanjuanino lo quiso ajusticiar. Todo lo que siguió fue un bochorno tan grande como el Monumental.

Con este resultado, el Millonario terminó segundo. River ganó sin jugar bien y hasta sin merecerlo.Pero tuvo la resolución que no contó en otros encuentros claves y dejó la sensación que con esa contundencia, hoy sería muy distinta la historia. Tarde para lamentos. Hora de dar vuelta la página.

Por Ubaldo Kunz / @Sepu79 

Dejá tu comentario