Noticias

Maxi Velazco, el arquero que subió Ramón

Maxi en acción, en el triunfo de River sobre el América de México en la Copa Saprissa Internacional Scotiabank Edición 2012.
Maxi en acción, en el triunfo de River sobre el América de México en la Copa Saprissa Internacional Scotiabank Edición 2012.

Maximiliano Velazco es el nuevo arquero que eligió Ramón para sumar a la pretemporada de River en Salta luego de la partida de Gonzalo Marinelli a Atlético de Rafaela. LA MÁQUINA tuvo la oportunidad de hablar con él en exclusiva para conocer más sobre sus comienzos en el fútbol y en la institución de Núñez.

Maxi nació hace dieciocho años en Villa Constitución, reconocido pueblo de Santa Fe por haber promovido grandes futbolistas y ser una cantera inagotable del buen fútbol. En River lo saben bien porque además de Juan Pablo Carrizo y ahora Leonel Vangioni, sigue alimentando su plantel con jugadores de esa localidad. Esta vez es el turno del arquero de la ´95, que nos contó cómo llegó a River: “Este sería mi séptimo año, llegué a través de Mario Rodas un muchacho de San Nicolás que traía chicos a probar a los clubes. Empecé en San Lorenzo. Después jugué en Talleres y el último equipo de allá fue en Academia Duchini, todos clubes de mi pueblo. Y de ahí salí para River”.

Con sólo doce años tuvo bien en claro que su sueño era ser futbolista. Por eso con la oportunidad de llegar al “Millonario” no dudó en aceptar, aunque reconoce que en su casa “no querían porque era muy chico, pero yo estaba muy convencido. Además, era River, un equipo grande y el mejor. Entonces como me vieron convencido me apoyaron en todo y me siguen bancando”. 

Cuando comienzan a jugar al fútbol, no todos los chicos saben cuál va a ser la posición en la que van a terminar desempeñándose. Justamente es lo que le pasó al “Colo”, que comenzó siendo volante: “ empecé jugando de 5, después fui al arco y volví de 5”. Aunque reconoce que de “caradura” hoy es arquero: “Me preguntaron si me animaba a venir a River a probarme de arquero y de caradura dije que sí. Era River, no iba a decir que ‘no’”.

LA MÁQUINA: ¿Cómo fue encontrarte con el “Mundo River”? ¿Qué fue lo que más te sorprendió de todo?

MAXI VELAZCO: Siendo del interior y llegar a River me sorprendió todo; el estadio es algo hermoso. Siempre voy a estar agradecido a toda la gente que me apoyó de chiquito. En el Club todos te hablan; tenemos un psicólogo para cuando estás mal, podés contarles tus problemas. La verdad muy agradecido al Club que me da todas las comodidades y es una Institución excelente en todo sentido.

LM: ¿Cómo te definís como arquero?

MV: Me gusta jugar adelantado, para estar siempre adelantado a la jugada, no me gusta jugar bajo los 3 palos. Soy arriesgado en el juego aéreo, pero trato de dar seguridad que es lo principal.

LM: ¿Hablaste con Ramón Díaz o alguno del cuerpo técnico?

MV: En la cena me vino a saludar Emiliano (Díaz) y me dio la bienvenida, me dijo que lo disfrute.

LM: ¿Quién y cómo te comunicaron que viajabas a Salta? ¿Cómo lo tomaste?

MV: Fue muy loco: yo venía en bondi (sic) con mi novia y me llamó (Alberto) “Tato” Montes, entrenador de arqueros (NdeR: Antes de ser entrenador de Primera, “Tato” Montes era entrenador de arquero de inferiores) y me dice “Colo, pasame tus datos completos para sacarle el vuelo porque te venís a Salta con la Primera…” Pegué un grito y le dije “¿en serio?”. Temblaba, no lo podía creer se me caían las lágrimas de emoción.

LM: ¿Quién es tu referente?

MV: Mi referente es Carrizo. Además miro mucho a Barovero en el juego aéreo con la facilidad que sale y gana arriba.

LM: Me imagino que uno de tus sueños es ésta, la de estar en Primera. Ahora que estás ahí, ¿Cuál es tu próxima meta?

MV: Si, si es el sueño que tuve desde que llegue al club. Ahora mi meta es mantenerme en Primera que es lo más difícil, y después ir paso a paso, y estar preparado si es que algún día me toca atajar.

Su tan ansiado sueño llegó.Ahora, deberá mostrar por qué siempre fue el arquero indiscutido de su categoría desde que llegó de ‘caradura’ al arco Más Grande del Mundo.

Por Ileana Brandan

Dejá tu comentario