Noticias

Uno x Uno: Atlético de Rafaela vs River Plate

FOTO: Nicolás Aboaf (Pasión Monumental)
FOTO: Nicolás Aboaf (Pasión Monumental)

Marcelo BAROVERO (6): Prácticamente no tuvo intervenciones determinantes para sostener la valla en cero. Jugó más con los pies que con las manos. Eso habla a las claras del poco trabajo que tuvo.

Gabriel MERCADO (7): Otro buen partido del lateral, tanto en la marca como en la proyección a la hora de atacar. Elaboró buenas sociedades con Carbonero por su sector.

Germán PEZZELLA (6.5): Sólido,. Sin fisuras. Solamente una vez Rafaela rompió líneas por su sector.

Eder ÁLVAREZ BALANTA (6.5): Al igual que su compañero de zaga, no tuvo demasiado trabajo. En los pocos ataques del local se mostró firme. Convirtió un gol que fue mal anulado.

Leonel VANGIONI (5): Le costó progresar por su sector. Algo impreciso a la hora de jugar. Gravitó poco en ataque.

Carlos CARBONERO (7.5): El mejor partido del colombiano desde que llegó a River. Bien con la pelota, solidario en la presión, jugó cerca del área y generó situaciones de mucho peligro. Metió un cabezazo en el travesaño y estuvo cerca de convertir desde afuera del área en dos oportunidades.

Leonardo PONZIO (6): Algo desordenado y mal parado en algunos pasajes del encuentro. Compensó con entrega y despliegue en tres cuartos de campo rival.

Ariel ROJAS (5): Algo contenido en la mitad de la cancha. Evitó el gol de la Crema en la única contra que tuvo el local en el complemento. En ataque, sólo un par de centros interesantes.

Jonathan FABBRO (6): Algo intermitente. Los mejores pasajes de River se dieron cuando la pelota pasó por sus pies. En los remates de media distancia, las mandó todas a la tribuna.

Rodrigo MORA (5): Tuvo el gol en el primer tiempo, mal anulado por el árbitro. Lento en el mano a mano, gravitó muy poco en ofensiva.

Teófilo GUTIÉRREZ (6.5): Su juego crece cuando se aleja del área. En el primer tiempo asistió a Mora en el gol anulado. En el segundo, erró un gol increíble abajo del arco, con pifia incluida. Así y todo, fue una complicación permanente para la defensa local.

 

Dejá tu comentario