Noticias

Rojas: “Hay que encontrar la regularidad que hoy, en este fútbol, no hay”

FOTO: Photogamma
FOTO: Photogamma

El volante millonario se refirió a lo que está necesitando el equipo para afianzarse en la punta del campeonato y poder dar otra vuelta olímpica. Además, reconoció la importancia de sostener el funcionamiento que River tiene local fuera del Monumental. 

El 2014 comenzó para Ariel Rojas en la Reserva, relegado por los buenos rendimientos de los mediocampistas en los partidos del verano. Sin embargo, desde el perfil bajo que lo caracteriza, sumó minutos en el equipo del “Chapa” Zapata y le demostró al cuerpo técnico que estaba para volver al primer equipo.

El domingo tuvo un gran primer tiempo ante Olimpo en Bahía Blanca, pero terminó masticando bronca porque el equipo no pudo sostener la victoria parcial que consiguió en los pies de Carbonero: “Tenemos que tratar de tener un poco más de manejo de la pelota y ser más eficaces con las situaciones que generamos. Tenemos que ser más contundentes para terminar más tranquilos”, explicó en diálogo con “Esto Es River TV” (Argentinísima Satelital).

Además, se refirió a la fortaleza que significa para River jugar en su estadio con su gente: “Es bueno hacerse fuerte de local y que no te conviertan mucho mejor, pero hay que apuntar a ser un equipo sólido más allá de jugar de local o de visitante”, afirmó. Y agregó: “Siento que el equipo está bien, unido y tiene la calidad de jugadores, pero hay que mostrarlo y encontrar una regularidad que hoy en este fútbol no hay”.

Por último, el “Chino” se refirió al apoyo de los hinchas, que ya agotaron todas las localidades para el clásico ante Racing: “Sabemos que contamos con el apoyo de la gente que es fundamental. Vamos a hacer todo lo posible para después de la última fecha con Quilmes estar festejando. Es lo que todos deseamos, ojalá que lo podamos hacer”, concluyó.

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

Dejá tu comentario