Noticias

|Uno x Uno| River Plate 3 – Racing Club 2

Foto: Javier Garcia Martino / Photogamma
Foto: Javier Garcia Martino / Photogamma

Leandro Chichizola (9): “Chichi” rozó la perfección, si no fuera por los dos goles que le metieron. De cualquier manera, en ninguno de los dos tuvo la culpa. En el primero erraron las marcas y en el segundo el contragolpe lo dejó sin chances. Pero este partido será recordado para siempre por ese penal atajado (y mal pateado por Saja) que dejó a River con vida en el campeonato. Eligió el lado correcto y estuvo muy atento en un momento en el que otros flaquean. Una de esas atajadas que parecieran indicar que el destino está con River y que este campeonato no se puede escapar.

Gabriel Mercado (6): Sobrio partido del lateral derecho. Si bien Racing no fue muy peligroso en la mayor parte del partido, Mercado hizo lo que tenía que hacer. Tuvo algunos cierres de calidad, como aquel a Vietto, pero el segundo gol vino por su lado. Puede dar más, especialmente en lo ofensivo: no subió mucho, y tampoco se hizo dueño de los cabezazos en el área contraria.

Jonatan Maidana (7): Gran partido del central, aunque cometió algunos errores que luego los pagó caro, con su doble amonestación. Tuvo un gran cabezazo que le faltó dirección, pero que pudo ser gol. Falló en el primer gol de Racing, en el que una desatención dejó sólo a Villar. También provocó la falta al final del partido que terminó en el penal de Rojas. Una falta quizás innecesaria, que le costó la suspensión. Estos inconvenientes igual los suplió con su incansable entrega y su atención para cortar los avances rivales.

Ramiro Funes Mori (6): Otro jugador que tuvo un sobrio partido e hizo lo que se espera de un central. Bien saliendo desde atrás, no coordinó bien con Maidana en el primer gol de Racing, y vio de frente como Villar cabeceaba su gol. Pero durante el resto del partido los delanteros de Racing no le causaron zozobra, y relevó bien con Maidana. Una de las cosas buenas de este River es que tiene centrales de jerarquía en el banco y la reserva, y que generalmente no desentonan, aunque no estén los titulares.

Leonel Vangioni  (6): No subió tanto como en otros partidos, pero tuvo un par de escaldas interesantes. Fue un nexo por su sector con los generadores de juego arriba. Su buena labor tiene que ver también con las fragilidades defensivas de Racing. Pero su falta de contundencia ofensiva se debe a la presencia del “Keko”, que tomó la posta desde el medio hacia delante. No tuvo muchos problemas en la marca, aunque tampoco fue muy exigido.

Carlos Carbonero (8): Cada vez más asentado y aplomado en su sector, sigue cumpliendo actuaciones más que interesantes. Además de sus corridas que complican a cualquier mediocampo contrario, sigue teniendo participaciones de alta influencia en el desarrollo del partido, como el tremendo gol desde afuera del área, y la asistencia a Cavenaghi para el tercero. Ese tercer gol demuestra que este conjunto de buenas individualidades es ya un buen equipo.

Cristian Ledesma (6): No fue el Ledesma de otros tiempos, el de antes de la lesión, pero la pasividad de Racing le permitió tomar control del mediocampo, y distribuir a su antojo. Bien cuando tuvo que marcar, igual Racing no preocupó demasiado.

Ariel Rojas (2.5): El puntaje pudo haber sido peor si Saja convertía ese penal. A la postre, su infantil error no perjudicó a River. Hubiera sido un castigo demasiado grande para el jugador que posiblemente haya sido el más regular y rendidor del equipo este semestre, y también aquel Clausura 2013 que River terminó segundo. Su actuación usualmente pasa desapercibida pero es esencial para el buen funcionamiento colectivo. Un ejemplo de eso es el segundo gol, el de Carbonero: al dejar pasar la pelota entre sus piernas, desacomodó a toda la defensa de Racing e hizo más fácil la sorpresa del remate de Carbonero. De cualquier manera, muy poco de él: este fue su peor partido del campeonato. Fue él también quien perdió la marca de Villar en el cabezazo del primer gol de Racing. No se lo vio circular tanto la pelota como en otros cotejos, y tomó un rol secundario esta vez, al trabajo de Manu, Cave, y el Keko. Tendrá una fecha afuera para olvidar y corregir sus errores.

Manuel Lanzini (7.5): Muy participativo en la elaboración del juego, estuvo implicado en la mayoría de las jugadas de riesgo del Millo. Cada vez más seguro de su rol en el equipo, se complementó muy bien con Cave y Carbonero. A raíz de eso, y como muestra de ese funcionamiento, ocurrió el tercer gol del Millo.

Daniel Villava (8): Gran aporte otra vez del diminuto y veloz delantero de River. Causó un penal pero debieron ser dos. Fue virtualmente incontrolable para los defensores de Racing. Su actuación recordó mucho a aquel partido contra Lanús. Participativo, con hambre de gloria, puede definir un partido con una corrida o entrando al área: debido a su físico y su rapidez, es difícil no cometerle penal. Tiene que ser tenido en cuenta en los próximos dos partidos.

Fernando Cavenaghi (8): Gran partido de Cavenaghi. Se destapó con el gol de penal, y luego le dio un toque de jerarquía con un lindísimo taco. Pero su actuación fue redonda en todo sentido: pivoteó excelentemente, aguantando y descargando en Lanzini o Carbonero, fue un constante peligro en el área, y presionó a los rivales en su salida. Esperemos que llegue a los 100 en los próximos dos partidos.

Entraron:

Matías Kranevitter (4.5): No fue su mejor versión en los pocos minutos que jugó, y no pudo cerrar el partido. En realidad, River perdió la pelota con su ingreso. Racing creció, y el “Colorado” no pudo calmar las aguas.

Giovanni Simeone (4.5): Muy poco participativo, entró cuando Racing empezaba a hacer sus últimos ataques a nuestra área. Pasó igual contra Olimpo. No es la manera correcta de usar a Gio.

Augusto Solari (4): Entró muy tarde, pero no pudo aliviar a la defensa saliendo desde abajo. Tendría que haber jugado desde el principio, quizás, en lugar de Mercado. El domingo tendrá su oportunidad.

DT: Ramón Diaz. En el haber quedan los centros y las pelotas paradas, además de los contragolpes. Para un equipo que ataca, siempre es un riesgo el contragolpe, pero se puede aceitar más el funcionamiento en esa transición. De la misma manera, hay que corregir durante la semana el funcionamiento en las pelotas paradas y los centros. A la postre, los cambios no fueron los más acertados, pero Ramón ha logrado crear un equipo donde varios jugadores, incluso los “suplentes”, se sienten participes de los logros del cuadro. Gran ejemplo de eso son los casos de Chichizola, Funes Mori, o Kranevitter. Estamos cerca, ahora más que nunca, hace falta una victoria de visitantes.

Por Hernán Amorini.-

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

2 thoughts on “|Uno x Uno| River Plate 3 – Racing Club 2”

Dejá tu comentario