Noticias

Ramón: “Dependemos de nosotros y de nadie más”

Foto: Javier Garcia Martino / Photogamma
Foto: Javier Garcia Martino / Photogamma

(Incluye video) Luego del dramático triunfo ante La Academia, el técnico millonario se refirió al partido que jugó su equipo y la importancia de depender de sí mismo.

Atrás quedaron los puños apretados y el grito en el cielo. Es que todo River vivió un final de novela en un Monumental repleto, que festejó tres goles y un penal atajado en los últimos segundos del clásico ante Racing.

Luego del angustiante final, Ramón Díaz habló en conferencia de prensa y se refirió a esta intensa noche vivida en el Monumental. Quedan dos partidos, no es fácil salir a ganar para cualquiera, vamos pelear hasta el final, indicó el entrenador.

Al ser consultado sobre la actuación estelar de Leandro Chichizola, el riojano afirmó:Estoy muy contento por él y por el momento que está atravesando. Además, agrego: “Tendríamos que haber terminado mejor, el equipo está entero, hay que mantener la tranquilidad, son momentos con mucha presión”, aseguró que las situaciones incómodas se podrían evitado.

Más allá de destacar la actuación del equipo, el DT de La Banda mostró preocupación en la faceta defensiva: “El equipo está muy bien, sabe a lo que juega. Planificamos de la mejor manera cada partido. Tenemos que mejorar algunas cositas en la pelota parada, porque en el último período nos empataron de esa manera. A pesar que hemos trabajado muchísimo, hay cosas para corregir. Hay que estar atentos, muy tranquilos, no entrar en la ansiedad”.

Por último, subrayó la importancia de no necesitar favores de nadie, en especial del equipo de la Ribera: “Nosotros dependemos de nosotros, quedan dos finales y vamos a tener que ganarlas. Ahora los dos equipos juegan de visitante. El que gane estos dos partidos se va a llevar el campeonato”, concluyó.

Por Sol Rojas y Ubaldo Kunz.-

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

Dejá tu comentario