Fútbol Profesional

En el golpe por golpe, River y Defensa quedaron a mano

andrade-defensa

En Florencio Varela, River no pudo sostener la victoria y terminó igualando con Defensa y Justicia, en un partido que no dio respiro. Driussi marcó su primer doblete oficial. Gonzalo Martínez vio su primera expulsión con La Banda.

Frenético. De ida y vuelta. Con resultado incierto hasta el final. Así fue el partido disputado en Florencio Varela, donde River estuvo a diez minutos de llevarse una victoria clave. Pero en el golpe por golpe, Defensa y Justicia aprovechó los gruesos errores de la defensa millonaria y terminó rescatando un punto en el ocaso del encuentro.

En la primera etapa, el conjunto de Ariel Holan fue el que impuso las condiciones en los primeros minutos. Presionándolo en la salida, el local obligó al de Marcelo Gallardo al error, la imprecisión y, en última instancia, al bochazo.  A los seis minutos, la defensa del Más Grande quedó mal parada ante un apresurado Augusto Batalla, Maidana fue al piso y cometió una falta dentro del área absolutamente evitable. Fue penal y gol de Tomás Pochettino.

Pero River reaccionó. Sin claridad, aún cayendo en ese juego incómodo que le propuso el Halcón, llegó hasta el fondo y lastimó a través de un centro que Mariano Bareiro no pudo despejar. La pelota terminó adentro de su propio arco. El gol le dio aire a La Banda y a partir de ahí, se dio otro partido.

River adelantó sus líneas en el campo y comenzó a manejar más la pelota. Y desde esa circulación, ganó en confianza. Lucas Alario probó al arco desde lejos y avisó. Minutos después, otra vez por la izquierda, el que llegó fue Casco, el que la bajó fue el Pipa y Sebastián Driussi clavó el balón contra el palo izquierdo, inatajable para Gabriel Arias.

Sin embargo, la alegría le duró muy poco al millonario. Tras un centro de Pochettino desde la derecha, Alexander Barboza ganó en las alturas y madrugó a Jonatan Maidana. Su cabezazo se coló junto al palo derecho de Batalla, para poner las cosas otra vez iguales en el marcador.

En el complemento, la más clara la tuvo Lucas Alario a los 14 minutos. Eludió al arquero, quedó de frente al arco para empujarla, pero Bareiro se recompuso de su yerro en el primer tiempo y salvó sobre la línea. En la jugada siguiente, el que falló fue Barboza y Driussi aprovechó para definir ante la salida del arquero.

Fiel a su estilo, el equipo de Holan volvió a la carga y arrinconó a River, con sus armas. Después de una serie de tiros de esquina a favor del local, Nacho Fernández perdió un balón en la salida, Elías Gómez construyó una gran jugada individual y Andrés Ríos, en una definición calcada al primer tanto de Driussi, puso cifras definitivas a un partido que en el golpe por golpe, no tuvo vencedores ni vencidos.

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

Dejá tu comentario