Fútbol Profesional Noticias

| Uno x Uno | River Plate vs Boca Jrs.

IMAGEN: Getty

La calificación de los futbolistas, del entrenador de River y del árbitro del superclásico, tras la derrota ante el eterno rival en el estadio Monumental.

Augusto Batalla (2.5): Hasta su infantil error había hecho un buen partido. En el primer tiempo tapó un par de disparos desde cerca, productos de contragolpes, y venía siendo uno de los más regulares del cotejo. Pero toda su buena labor quedó en la nada en la paupérrima manera que salió a jugar esa pelota fuera del área, dejando pasar a ambos la pelota y el jugador. No puede cometer errores así en partidos tan importantes.

Jorge Moreira (3.5): Su costado derecho fue un andarivel donde el ataque rival se floreó. Prácticamente todos los ataques rivales fueron por ese costado, y el paraguayo no tuvo respuestas para contrarrestar ese ataque. En ofensiva creó poco y nada, aunque participó en el gol de Alario. En líneas generales, un superclásico para el olvido.

Jonatan Maidana (4.5): Se lo vio lento, volviendo siempre tarde para defender los contragolpes rivales, y aun así fue de lo mejorcito de una defensa que hizo agua cada vez que la atacaron en velocidad. Falló en los mano a mano pero estuvo bien en las pelotas aéreas.

Arturo Mina (4): Pareciera el apuntado para comerse las críticas de la pobre defensa que se vio en el Monumental ayer. No pudo hacer pie frente a los ataques veloces de los rivales, y le ganaron por arriba, metiéndole la pelota a sus espaldas. En fin, fue parte de una dupla central que no está para correr atrás de gente más veloz, y eso se notó.

Luis Olivera (4.5): El más ordenado de los 4 de atrás, por lo general cubrió bien sus espaldas, aunque falla en el primer gol. Luego se recuperó y jugó el partido con concentración, subiendo en algunas ocasiones para habilitar a los de arriba.

Leonardo Ponzio (6.5): Un jugador que sabe cómo jugar los superclásicos. Ya habíamos visto una versión similar en otras ocasiones, en los cruces coperos, por ejemplo. Ayer también, se sacrificó, se revolcó por el césped del Monumental sacando y quitando pelota tras pelota. Pero como todo el grupo defensivo, falló en la cobertura del contragolpe rival.

Ignacio Fernández (4): Apenas algún disparo de media distancia, pero poco y nada en la creación futbolística. Tampoco fue un buen socio de D’Alessandro, ni de los delanteros. Intrascendente.

Gonzalo Martinez (3.5): Otro que tuvo un superclásico para el olvido. Más de lo mismo, la individual, encarando pero sin ideas, con mucha confusión. Poco también en la asociación futbolística. Encima se erró un gol en una jugada clara.

Andrés D’Alessandro (7.5): Solamente un inexplicable cambio a tan solo 15 minutos del segundo tiempo pudo revivir a un equipo que estaba muerto. Antes, este señor que quizás jugaba su último partido en el Monumental, había hecho todo lo posible para desquiciar y volver locos a los defensores rivales. Tiró el centro del primer gol, fue parte del segundo. Controló los hilos del partido. Jugó el superclásico con la experiencia de un hombre de 35 años. Uno solo puede imaginarse lo que hubiera sido si el Millonario llegaba al final del partido con una diferencia, y el armador del fútbol, el controlador del balón, tenía la pelota en sus pies. No había nadie más indicado para llenarlos de nervios, y no había nadie mejor para crear más situaciones de gol y cerrar el partido de una vez por todas. Pero el DT se equivocó nuevamente en el cambio, y el equipo entero lo sufrió.

Sebastián Driussi (7): Cumplió con su costumbre de meter gol partido tras partido. Fue de lo mas claro en ofensiva, juntándose bien con D’Alessandro y Alario. Estuvo cerca de meter otro gol pero no tuvo suerte. Fue reemplazado, en otro cambio fallido, faltando 22 minutos para el final del partido, quedando River sin peso ofensivo.

Lucas Alario (5): Metió lo que por un momento fue el gol de la victoria, pero también tuvo un par más clarísimas que hubieran cerrado el encuentro. Le faltó potencia en el disparo, y perdió muchas de arriba.

Ingresaron:

Iván Rossi (3.5): No hizo nada en los 30 minutos que estuvo en la cancha que justificara su presencia. No aportó eficacia defensiva y menos, en ataque.

Rodrigo Mora (4): Cuando entró, quizás a muchos les pareció que podía volver aquel Mora que tanto había disfrutado contra Boca. Pero eso ya parece ser historia, y el uruguayo ayer volvió a jugar mal en el superclásico. Nunca encontró espacios, y tampoco se los creó.

Tomás Andrade (4): Poco y nada del joven talento millonario, que entró para crear el fútbol que había desaparecido con D’Alessandro, pero nunca logró asociación ni buen fútbol colectivo con los de arriba. Entró en plena confusión, y él, con su juventud, no logró traer claridad.

Marcelo Gallardo – DT: Sacó a los dos mejores, y eso tuvo un impacto preponderante en el resultado final. Aunque haya estado arreglado de antemano, la realidad indica que Andrés era el más indicado para seguir en el partido. Era el hombre más experimentado, que tenía el control de la pelota. Luego, cuando el rival empató, sacar a tu mejor carta de gol también es casi como tentar al destino a que actuara en la manera que lo hizo. Y nuevamente, a nivel grupal, el equipo perdió el segundo tiempo. Es notorio el cambio de primer a segundo tiempo en todos los partidos de este semestre. Obviamente el Muñeco no está diciendo lo correcto a sus dirigidos en el entretiempo, ya que esto ya es un patrón. Puede ser que luego del jueves entendamos mejor los cambios, pero habrá que levantar el ánimo luego de esta dura derrota, cuando una victoria le hubiera dado confianza al equipo millonario para llegar entonado a la final por Copa Argentina.

Árbitro (Diego Abal): muy bien.

Fanático de todas las actividades y deportes del mundo River. Amante del análisis futbolístico. Vicepresidente de la Filial River Plate New York.

Dejá tu comentario