Fútbol Profesional Noticias

Un cuento Chino

EL “CHINO” MARTÍNEZ QUARTA, CADA DÍA MÁS ASENTADO ENTRE LOS TITULARES (IMAGEN: Diego Haliasz II Prensa River)

Lucas Martínez Quarta se ganó un lugar en el 11 que sale de memoria. Categoría y personalidad son su carta de presentación.

Popularmente la frase “cuento chino” se utiliza para hacer referencia a un engaño, y la verdad que al hincha de River le escondieron mucho acerca de la defensa titular. Siempre se supo que la voz de mando de la línea de fondo es Jonatan Maidana y que los laterales, de no mediar ningún imprevisto, son Jorge Moreira y Milton Casco. Sin embargo, nadie contó que el chico de 20 años que juega de segundo marcador central iba a ser un futbolista con futuro de selección y que se adueñaría del puesto con total naturalidad.

El pibe en cuestión es Lucas Martínez Quarta, quien luego de dar sus primeros pasos en Mar del Plata (Club Social Argentinos del Sud y Kimberley) llegó a Núñez, donde pasó por Divisiones Inferiores, subió al plantel profesional en 2015 y al año siguiente debutó en Primera, el 12 de noviembre, ante Olimpia de Paraguay en un amistoso. Y ocho días después, tuvo su presentación oficial frente a Newell’s.

Es de conocimiento público que la dirigencia hizo una inversión muy grande por Luciano Lollo, defensor que tras destacarse en Racing llegó para ser socio de “Jony” en la zaga, pero que por sus problemas físicos todavía no pudo asentarse, y también que desembarcó el ecuatoriano Arturo Mina, quien ya tuvo sus oportunidades como titular. Pese a las incorporaciones de estos dos defensores y, a fuerza de muy buenos desempeños, sostenidos desde la técnica, la tranquilidad, la personalidad, la categoría y el temperamento, “El Chino” se ganó su lugar en ese 11 que sale de memoria.

Lucas transmite una seguridad que asombra por su corta edad y poco tiempo en el fútbol grande. Verlo en cancha es como ver a un jugador con muchos años de experiencia. Como si fuera poco, ya marcó dos goles importantes por Copa Libertadores (versus Independiente de Medellín y Melgar). Vale destacar que no existe mejor termómetro que el aplausómetro de los hinchas cuando se anuncia la formación en el Monumental, y al aparecer su foto en la pantalla, las palmas se golpean cada vez más fuerte.

Pasan los partidos y el pibe cada vez juega mejor. Lucas Martínez Quarta, ningún “cuento chino”.

Dejá tu comentario