Fútbol Profesional Noticias

Golpeado y tranquilo

RIVER NO PUDO CON SARMIENTO, PERO DEJÓ COSAS POSITIVAS DESDE EL JUEGO (IMAGEN: Getty)

Faltó eficacia. Se escapó una linda chance de acercarse. Pero el equipo sigue jugando bien.

Algo golpeado y tranquilo. Con esa ambigüedad viví las horas posteriores al empate 1-1 con Sarmiento. Algo golpeado porque se escapó, de local, ante un equipo muy inferior y a pocos minutos del final, la chance de acortarle puntos a los de arriba. Y tranquilo porque el equipo sigue con hambre de gloria y jugando el fútbol que me divierte, el de atacar constantemente y con mucha gente, el de asociarse, el de presionar, el de generar muchas chances de gol y el de ser protagonista.

Esta igualdad es como ese día que estudiaste mucho, sabías todo pero la profesora te mandó a recuperatorio en la última pregunta; como esa mañana que saliste de tu casa con tiempo pero que un piquete inesperado te hizo llegar tarde; como esa noche despejada, de 25 grados, que te pusiste una remera y una bermuda, y de repente: viento, lluvia y 10 grados.

Retomando eso de atacar constantemente y con mucha gente, en un momento del partido, le digo a un amigo “mirá adónde están Casco y Moreira”, señalando claramente que estaban volcados en ataque. Y ese es solo un ejemplo que hace referencia a cómo ataca River, y a los riesgos que asume. Contra Quilmes y Melgar, partidos similares al de este domingo, se vieron huecos en defensa, producto de ese ataque masivo. De hecho, tanto en esos encuentros como en el empate ante los de Junín, el conjunto de Gallardo sufrió claras oportunidades de gol en contra, las cuales no pasaron a mayor porque debido a la eficacia en ofensiva, se terminaron ganando aquellos puntos. Y creo que, como dijo el Muñeco en conferencia de prensa, la clara diferencia y la razón del resultado, es esa…la eficacia, que además tuvo en el arquero rival a un importante responsable.

Los de arriba perdieron puntos. 1-1 con Sarmiento en el Monumental. Algo golpeado. Pero tranquilo, porque este equipo está vivo, sigue hambriento y me divierte.

Dejá tu comentario