Efemérides La historia La historia

A dos años de la última función del Torito

(INCLUYE VIDEO) A dos años de la última presentación de Fernando Cavenaghi con la camiseta de River, desde LA MÁQUINA homenajeamos al Torito y recordamos aquella despedida histórica e inolvidable, con la Copa Libertadores bien en alto. 

El 5 de agosto de 2015 quedará guardado por siempre en el corazón del hincha de River. No sólo por la obtención de la Copa Libertadores, la tercera de su gloriosa historia. También, porque aquella noche inolvidable Fernando Ezequiel Cavenaghi se despidió del millonario con todos los honores.

“¿Querías un partido importante? El  miércoles va a ser titular”, le dijo Marcelo Gallardo al Torito en el ensayo táctico previo a la gran final ante Tigres. Por la cabeza del goleador de O’Brien merodeaba la idea de dejar el club que lo vio nacer porque la rodilla ya no respondía como exigía la camiseta millonaria. Pero el destino y el buen andar del equipo del Muñeco en la Copa quisieron que esa gran despedida fuera en una final, reemplazando al lesionado Rodrigo Mora, en un Monumental colmado y con una fiesta que lo depositó en lo más alto de América.

Tuvo la chance de ponerle la frutilla al postre, pero Carlos Sánchez pecó de egoísta y pateó el penal del 2-0 parcial que pudo significar el último gol del Torito. “¿Lo vas patear? Metelo”, pronunció un enojado Cavenaghi que luego del gol abrazó al mediocampista uruguayo, entre risas e insultos “afectivos”.

El reloj se paró a los 76 minutos de juego. Creer o reventar, la lluvia que venía resistiendo se transformó en diluvio. Un aguacero. Las lágrimas de millones se multiplicaron. Las manos enrojecieron a más no poder. El último ídolo de River saludó a los cuatro costados y se llevó la mano al corazón y agradeció. Fue la última función del hijo pródigo. Fue el adiós merecido al que nunca se borró.

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

Dejá tu comentario