Fútbol Profesional

Dos debuts que invitan a la ilusión

GARRA CHARRÚA. DE LA CRUZ Y SARACCHI TUVIERON UN AUSPICIOSO DEBUT ANTE BANFIELD

Nicolás De La Cruz y Marcelo Saracchi debutaron oficialmente con la camiseta de River en la victoria ante Banfield, por la segunda fecha de la Superliga. Ambos estuvieron a la altura y despertaron los primeros aplausos del siempre exigente público millonario.

Fue la tarde que Marcelo Gallardo decidió poner en cancha a los siete refuerzos que llegaron en el último mercado de pases, todos juntos y desde el arranque, por primera vez en el semestre. Pero más allá de esta rareza, el entrenador millonario decidió darle pista a dos futbolistas que hasta aquí no habían vestido la camiseta de River en partidos oficiales: los uruguayos Nicolás De La Cruz y Marcelo Saracchi.

Nico De La Cruz comenzó a demostrar que será una carta importante para el ataque millonario. Algo había insinuado el último fin de semana, en el superclásico amistoso disputado en San Juan, pero no había terminado de concretar todas esas buenas intenciones. Ante Banfield, logró algunas buenas conexiones con Gonzalo Martínez en el tiempo que estuvo en cancha. Además de la asistencia en el gol, claro está. Escurridizo, atrevido, encarador, el ex-Liverpool de Uruguay mostró mucho despliegue, gambeta y personalidad para vestir la camiseta de River.  

Marcelo Saracchi no se quedó atrás. El ex-Danubio debutó haciéndose cargo del lateral izquierdo de River, una posición que venía mostrando alguna deficiencias en las últimas presentaciones. El lateral no sólo tuvo algunas apariciones “salvadoras” en la última línea cuando Banfield apostaba al contragolpe, sino que además tuvo mucho criterio para pasar al ataque, asociarse con “los de arriba” y desnivelar cada vez que llegó hasta al fondo. Mucha técnica, ida y vuelta y claridad para jugar siempre al pie. Un debut que estuvo a la altura, como el de su compatriota De La Cruz.

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

Dejá tu comentario