Fútbol Profesional

Un posible doping positivo impediría la llegada de Musto

DAMIÁN MUSTO DEJARÁ LOS XOLOS DE TIJUANA PARA VESTIR LA BANDA ROJA

La Organización Nacional Antidopaje habría detectado una sustancia prohibida en un control realizado a Damián Musto cuando todavía era jugador de Rosario Central. De esta manera, podría caerse el paso del jugador de Xolos de Tijuana, que ya tenía todo arreglado con River.

El 2017 finalizará con otra muy mala noticia para River. Creer o reventar, en las últimas horas salió a la luz un posible caso de doping. Esta vez, no se trata de un jugador que ya forma parte del plantel profesional que dirige Marcelo Gallardo. Se trata de uno de los futbolistas que estaban próximos a incorporarse, luego de haber acordado cifras y contratos en los últimos días.

La Organización Nacional Antidopaje (ONAD) elevó a la Asociación del Fútbol Argentino una notificación sobre una sustancia prohibida en un control realizado a Damián Musto el 20 de junio de 2017, cuando todavía pertenecía a Rosario Central. Fue en el encuentro que el Canalla igualó con Talleres de Córdoba 3 a 3 en el Gigante de Arroyito. Seis meses después, cuando el mediocampista estaba a punto de fichar para River, llegó la mala nueva.

La sustancia que se habría encontrado se denomina hidroclorotiazida. Se trataría del mismo diurético que fue encontrado en los dopings positivos de Camilo Mayada y Lucas Martínez Quarta en mayo del mismo año. Pocos días después, Musto emigró al fútbol mexicano de la mano del entrenador Eduardo Coudet. Ambos desembarcaron en Xolos de Tijuana.

¿Y ahora? Los directivos de River, por el momento, prefieren la cautela. Aguardarán la notificación oficial de la AFA y la sanción que recibirá el mediocampista santafesino. Por lo bajo, los hombres que toman decisiones importantes en Núñez afirman que el pase está caído y que La Banda saldrá al mercado a buscar otras alternativas.

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

Dejá tu comentario