Fútbol Profesional

Armani se despidió por la puerta grande

FRANCO ARMANI SE DESPIDIÓ DE ATLÉTICO NACIONAL CON UN ESTADIO LLENO Y LÁGRIMAS EN LOS OJOS

(INCLUYE VIDEO) Franco Armani fue despedido por una multitud, que colmó el estadio Atanasio Girardot para rendirle tributo al arquero más ganador de su historia. “Voy a cumplir un sueño, voy al club más grande de la Argentina”, dijo el argentino antes de decir adiós. 

Habrá que revisar los archivos para encontrar una despedida tan emotiva y multitudinaria de un futbolista que todavía está en actividad y decide pasar de una institución a otra. Lo que sucedió ayer por la tarde en Medellín tiene muy pocos antecedentes, por no decir ninguno.

Unos 40 mil aficionados de Atlético Nacional se reunieron en el estadio Atanasio Girardot para decirle hasta luego al ídolo. Es que Franco Armani no es un arquero más en la historia del club verdolaga. Armani consiguió 13 títulos en 8 temporadas. Entre ellos, la Copa Libertadores de 2016, la Recopa Sudamericana en 2017 y dio once vueltas olímpicas en el ámbito local, incluyendo un tricampeonato en el 2014. 

Además del aliento incondicional del hincha de Atlético Nacional, Franco recibió el cariño de René Higuita, otro ídolo de la institución y referente del arco. “Cuando me comparan con este hombre, me da algo de pena , ojalá yo hubiera sido la mitad de trabajador , de profesional. Lo mereces todo mi Franco, te deseo siempre lo mejor del mundo. ¡Te quiero mucho ! ¡Y espero que este no sea un adiós sino un hasta pronto!”, fueron las palabras que utilizó una leyenda viviente del arco colombiano para expresar lo que significa la partida de Armani.

El casildense prometió volver y retirarse en Atlético Nacional. Ahora, es el turno de cumplir un viejo anhelo: “Voy a cumplir un sueño, voy a jugar en el equipo más grande de la Argentina”, señaló el arquero minutos antes de decir adiós. Por la puerta grande.

Periodista y productor de La Máquina en radio (Stentor AM 1590). Director de La Máquina en web. Hincha y socio de River desde el día 1 de mi vida. Se juega como se vive. Se vive como Labruna.

Dejá tu comentario